miércoles, 27 de julio de 2011

Nuestra postura de cara a las elecciones del 31

Los votos que le permitieron al PRO imponerse en la primera vuelta de la elección a Jefe de Gobierno tienen múltiples y legítimas razones. No hay ciencia que permita discernir cuánto hubo de apoyo a la gestión y cuánto de rechazo a las otras fuerzas políticas o candidatos.

Más allá de esa consideración, el resultado fue un mensaje claro que debemos escuchar y comprender, para obrar en consecuencia, todos los que aspiramos a una ciudad más justa, moderna, inclusiva y solidaria.

El respeto por la voluntad mayoritaria de los porteños no debe anular las convicciones: son muy grandes y públicas nuestras diferencias con el PRO, tanto en su visión y gestión en la Ciudad como en sus definciones políticas e ideológicas a nivel nacional. Creemos que es nuestra obligación manifestarlas a pesar de haber recibido un apoyo electoral mucho menor al que esperábamos.

La gestión del PRO no estuvo ni está a la altura de las posibilidades materiales con las que hoy cuenta la Ciudad, y su visión política no ha incluido ni incluye los temas cruciales y los grandes desafíos que la Ciudad y la Nación tienen por delante.