lunes, 13 de junio de 2011

Ahora somos dos con mameluco

Hace exactamente cuatro años, siendo yo Jefe de Gobierno en funciones, acepté debatir con el candidato Mauricio Macri en el marco de la campaña electoral. Asumí como presupuesto del debate que íbamos a discutir sobre temas que formaban parte de mi trabajo diario, sobre problemas cuya resolución constituían mi agenda y mi compromiso sin límites con la gestión, y sobre los cuales Macri no tenía mucha idea.

Frente a los dos candidatos, Macri y Filmus, yo era como el mecánico que está reparando el motor de un auto singular y complejo, con el mameluco ya engrasado, y pasa un transeúnte de impecable traje y sin conocimiento específico que le dice: “¿Por qué no prueba ajustar el árbol de levas?” o cualquier otra cosa. Ese mecánico que me sentí en ese debate, se secó la transpiración y la grasa con el mameluco, y respondió con todo respeto a los hombres de impecable traje que pasaban por ahí, pero que estaba claro que nunca en su vida habían visto un motor.

Pasaron cuatro años, y hoy sí Macri -que sabe algo más de lo que sabía en 2007 y seguramente no quiere ver el video de ese debate-, sólo puede discutir gestión conmigo. El debate con otros candidatos será como fue en 2007: testimonial, superficial y sin saber de lo que se está hablando, con candidatos que expresan deseos, intenciones y críticas sobre especificidades que desconocen.

Los porteños en general, y los periodistas que organicen debates en particular, deberán elegir entre un cruce de expresiones de deseo y slogans y un debate examinador a fondo y riguroso sobre la gestión.

Para Macri resultará muy placentero y cómodo debatir con candidatos que nunca ajustaron una tuerca en un moto, pero, seguramente, debatir conmigo lo inquietará. Él sabe que yo conozco hasta la última tuerca y tornillo, y sé qué es lo que se puede hacer, qué se hizo bien, qué se hizo mal y cómo debe hacerse.

Ahora somos dos con mameluco y podemos hablar sobre el motor del auto. Los demás, con sus impecables trajes, también están invitados a participar.

2 comentarios:

Umbrella dijo...

Es buena la analogía...

Lucia Sc dijo...

Una lástima como organizaron el debate del miércoles pasado. Creo que hubiese sido mucho mejor que mezclaran los candidatos fuertes con los no tan escuchados o nombrados. De esta forma hacen que la gente siga con la cabeza cerrada a otras opciones. Hubiese sido muy interesante escucharlo debatiendo con macri o solanas. Habrá alguna oportunidad de que esto suceda?

Y otra cosa que me gustaría comentar es que no deberiamos olvidar que muchas de las cosas que se hicieron en ese mandato fueron empezadas por Ibarra, a quien se lo desestimo y a quien le sacaron el crédito de la cantidad de cosas que hizo bien injustamente.